Blog

Portal Tarot y la escudilla

Portal Tarot y la escudilla

De nuevo, Portal Tarot sube una historia sobre la contención de la ira y la paciencia entre dos ermitaños.

¿Qué tenemos que aprender de esta historia que Asun Gutiérrez sube al diario de Portal Tarot? Que, en muchas ocasiones, no es ni siquiera el objeto de una contienda la causa si no la persona misma que está llena de ira y sólo tiene ganas de sacar las tensiones, el cansancio o la enfermedad de sí mismo. Por eso tenemos que vigilarnos.

Portal Tarot y la historia

Vivían dos ermitaños en una montaña.  Uno era anciano y el otro joven. Ambos habían decidido rendir culto a Dios y se estimaban de forma muy pura, el uno al otro, por ese amor divino que les acompañaba.

Su única posesión era una escudilla que compartían para alimentarse.

En un aciago día, un mal espíritu decidió romper la tranquilidad y paz en que vivían ambos eremitas. Y como el ermitaño de más edad  era el que flaqueaba,  accedió a su corazón. Éste se levantó y acudió a ver a su compañero, el ermitaño joven. Así que le dijo:

-He pensado que vivimos junto desde hace mucho tiempo y, por lo tanto, es hora de separarnos. Así que dividiremos nuestras posesiones.

El ermitaño joven, que no entendía nada de lo ocurrido, le respondió con tristeza:

-Me causa un enorme dolor tu partida, hermano.  Pero si es voluntad de Dios o lo necesitas, sinceramente, pues, nada. Que sea lo que haya de ser.

A continuación recogió la escudilla de barro que, durante tanto tiempo, habían compartido, y se la entregó:

-Toma la escudilla. La necesitarás. Que sea para ti.  No podemos repartirla así que llévatela.

Su compañero, con seriedad, le replicó:

– No, no acepto esta entrega, tu forma de caridad. Sólo quiero mi parte, así que vamos a dividirla en dos.

El ermitaño joven intentó razonar con él para no romper la escudilla e inutilizarla.

-Mira, hermano: La escudilla rota no será útil ni para ti ni para mí. Puedes llevártela  o echamos a suerte su posesión pero, comprende, que no es lógico romperla.

El anciano, a pesar de la sensatez de las palabras del joven, persistió en su idea:

-No creo que sea justo confiar en la fortuna y entregarle derechos o suerte. Quiero coger lo que me toca así que debemos partir la escudilla.

Pacientemente, el joven ermitaño, triste y compungido, al entender que el anciano no iba a claudicar, respondió:

-De acuerdo. Como tú digas. Como no deseas la escudilla, vamos a partirla y la repartiremos.

Repentinamente el rostro del anciano se descompuso  y la ira hizo acto de presencia mientras gritaba:

¡Cobarde! Vamos… ¿Es que no te atreves a pelear o qué?

 

Llámanos: 806 48 41 58 – 

Tarot Visa Skype : portaltarot

España : 984 986 172  

USA : 011.34.984.986.172  

Mundo : 00.34.984.986.172 –

See more at: http://www.portaltarot.com/

Portal Tarot y la historia de la escudilla

Portal Tarot y la historia de la escudilla