Empiece a Echar Cartas. Preguntar por uno mismo

El procedimiento para iniciarse en la lectura del Tarot pasa por comenzar consultando preguntas fáciles sobre nuestra propia vida al Tarot, para de esa forma familiarizarnos con él, con los significados de los Arcanos e ir captando ese algo indefinido y quizá paranormal que el Tarot despierta en nosotros. Es importante que los aspirantes a Tarotistas realicen estás prácticas y aprovechen el momento, pues una vez que se domine el Tarot hasta el extremo de echar Cartas a otros no podremos consultar por nosotros.

El motivo de que la tradición advierta a los Tarotistas consagrados que no pueden preguntar al Tarot por si mismos probablemente se deba a que tenemos demasiada información y nos afecta personalmente por lo que difícilmente podemos interpretar con objetividad y sí podemos fácilmente obsesionarnos.

La forma de empezar a echar Cartas es dejar la mente en blanco y después concentrarse de una forma similar a como se hace en las meditaciones, pensando en la pregunta que realizamos, barajando y haciendo una tirada sencilla sobre la cual volvemos a concentrarnos. Por concentrarse no debe entenderse ponerse rígidos forzando la mente sino por el contrario relajándonos y liberándonos de todo pensamiento ajeno a la Consulta y las Cartas. Desconecte teléfonos, móviles y timbres antes de empezar para evitar nefastas interrupciones.

En cuanto a la interpretación dispone en esta web de los significados de las Cartas en Significado Arcanos Mayores, aunque debe tenerse en cuenta que el Tarot no es un ejercicio memorístico sino que consiste en obtener significados de nuestra propia intuición. Los significados que vieron otros son válidos al principio pero debemos buscar los nuestros propios (de todas formas suelen coincidir bastante).

También es importante ser prudente en las interpretaciones, los principiantes suelen encontrar significados trágicos o morbosos a las láminas como muertes en la familia, enfermedades, locura, etc que además de erróneos resultan perjudiciales para la persona. Todos nos equivocamos, en especial al principio y el aspirante a Tarotista debe ser prudente y moderado, ir reconociendo sus aciertos y errores para conseguir captar la medida de su baraja y por medio de la retroalimentación conocer sus capacidades y poder llegar a echar Cartas a otros.