Este jueves, un relato: "El lenguaje de las flores" que para mi es pura poesía, por eso "Nenúfares"

 

Roxana que nos convoca esta semana  eligió como tema “EL lenguaje de las flores” y nos da un listado para que elijamos una de las flores  en la que el significado que ella le asigna debe estar   en la entrada, ya sea como texto principal o nota.  En mi caso, como el lenguaje de las flores para mí es poesía, participo con un poema que escribí y publiqué en este espacio en 2009 bajo el seudónimo de Marianne Gambell. El significado  asignado por Roxana está en las notas al pie de página. 


 Nenúfares

 

Sostenidos en el lecho de tu río,

flotan nenúfares alegres y serenos.

Sostenidos en el lecho de mi río

flotan deseos y arreboles juntos.

Remolinos de pasión vierten las aguas

en la calma quietud de primavera

cuando la tarde esquiva nos descubre.

Grita el cielo su ternura,

canta el fuego, ruge el viento,

la nube de la duda se evapora,

danzan las olas en vaivén secreto,

se entremezclan las espumas

en la noche que se asoma.

© Myriam Goldenberg, publicado en este espacio anteriormente en 2009 y forma parte del Poemario mio pendiente aún de publicarse en papel: “Migraciones”.

 Notas en referencia a la flor Nenúfar o loto:

En  el antiguo Egipto:   la flor nenúfar o loto (familia de las Nymfaeaceas, sg.sistema de clasificación Bentham-Hooker)  era adorada en la antiguedad  especialmente en Egipto donde la  consideraban considerado un símbolo de la creación. Cultivaban el loto blanco en estanques y pantanos. Creían que esta flor  les daba fuerza y ​​poder por lo tanto fue ampliamente representada ornamentando templos como por ejemplo en los capiteles de las columnas,  y residencias tanto  en la arquitectura  como en la pintura,  evidencia arqueológica encontrada en por ej. . la Tumba de Ramses II, alr. 1500 aEC. Un motivo muy apreciado era el de  estanques de nenúfares  rodeados por hileras simétricas de acacias y palmeras. Horus se mostraba ocasionalmente en el arte como un niño desnudo con un dedo en la boca sentado en un loto con su madre. Las mujeres a menudo llevaban amuletos durante el parto, lo que representaba a Heqet como una rana, sentada en un loto.También extrajeron el perfume de esta flor y los nenúfares fueron utilizados en guirnaldas funerarias, ofrendas sl Templo o en adornos femeninos.

El número 1,000 en los antiguos números egipcios está representado por el símbolo del nenúfar blanco. El jeroglífico relacionado es: M12

En la antigua Grecia:  era un símbolo de inocencia y modestia. El nenúfar blanco fue  consumido por los Lotophagi de la Odisea de Homero.
En la India:  El nenúfar  blanco es la flor nacional de Bangladesh y flor del estado de Andhra Pradesh, India. El sello de Bangladesh contiene un loto que flota en el agua. El  nenúfar azul es la flor nacional de Sri Lanka.
 
El nenúfar tiene un lugar especial en la literatura  Sangam y en la poética tamil (Sur de la India) donde se considera un símbolo del dolor de la separación; se considera que evoca imágenes de la puesta del sol, la orilla del mar y el tiburón.
Para el significado de que le asigna Roxana “Pureza de Corazón” ver esta página explicativa que encontré en Internet y que  coincide en gran medida con la interprestación que de ella  da el Budismo.
En la  Naturaleza: Isla Mauricio, Océano Îndico: El Jardín Botánico Sir Seewoosagur Ramgoolam (a veces acortado al Jardín Botánico SSR), comúnmente conocido como el Jardín Botánico Pamplemousses, cerca de Port Louis,  Isla Mauricio, y el jardín botánico más antiguo del hemisferio sur. Famoso por su largo estanque de nenúfares gigantes (Victoria amazonica). El jardín fue construido por primera vez por Pierre Poivre (1719 – 1786) en 1770, y cubre un área de alrededor  37 hectáreas.
En el arte impresionista:  Nenúfares de Claude Monet (Fr, 1840-1926) es una serie de aproximadamente 250 pinturas al óleo de  Claude Monet (1840–1926). Las pinturas representan el jardín de flores en su casa en Giverny, y fueron el foco principal de su producción artística durante los últimos treinta años de su vida, incluso cuando ya sufría de cataratas.